ECOESCUELA

El colegio Ntra. Sra. de Lourdes da continuidad, por tercer curso consecutivo, a su proyecto de Ecoescuela. De este modo, se implica al conjunto de la comunidad educativa, familias, alumnos, docentes y recursos humanos del entorno, la ilusión de ser una Escuela respetuosa con el medio ambiente y lograr nuestra “Bandera Verde”, que nos identificaría como modelo de calidad educativa por nuestra coherencia ambiental.

Ampliando y enriqueciendo el código de las 7Rs (Reciclar, Reutilizar, Reducir, Reparar, Recuperar, Renovar y Rediseñar) realizamos diversas actividades que quedan coordinadas por el seminario de profesores y el Comité Ambiental del centro.

Seguimos participando en “Litter Less Campaign” con el objetivo de priorizar la gestión de desperdicios a través de la campaña Residuos 0. Siempre bajo un control exhaustivo que llevamos a cabo mediante pesajes programados de basura generada y ahorro de energía y agua, entre otros.

Comenzamos con una semana de concienciación donde, a través de reflexiones, comprensiones lectoras, dinámicas motivadoras, etc., aprendimos la urgencia de actuar y ser proactivos siempre. 

A nivel de aula, los alumnos son los principales protagonistas de realizar el seguimiento mediante diversos de roles de responsabilidad (“Patrulla REC”, “Apagaluces”, “Cierragrifos”, …). Todo el material que utilizamos es creado siguiendo el código 7Rs. Por ello, realizamos manualidades, festejamos los días señalados y jugamos en el recreo con materiales reciclados.

Desde aquí, agradecemos a las familias del centro su espíritu colaborador, participando tanto en la Ecoauditoría como en todas las experiencias propuestas.

Compartimos todas nuestras acciones con nuestro colegio hermanado CRA Entrerríos de los Cerralbos (Toledo), enriqueciéndonos mutuamente de las distintas iniciativas que llevamos a cabo en nuestros centros.

Con todo esto y mucho más, seguimos avanzando y trabajando, poniendo en práctica una educación para el desarrollo sostenible y conseguir así ser galardonados con la tan deseada Bandera Verde.

HUERTO ESCOLAR

Los niños aprenden en contacto con la realidad, no con un bombardeo de estímulos externos perfectamente diseñado. Tocar la tierra húmeda o mordisquear y oler una fruta deja una huella en ellos que ninguna tecnología puede igualar. Acompañémoslos con nuestro ejemplo y atención. Los niños nacen con asombro, con un deseo innato por conocer. ¿Y qué es lo que causa asombro? La belleza de la realidad. El cerebro humano está hecho para aprender en clave de realidad y los hechos nos indican que los niños aprenden a través de experiencias sensoriales concretas que no solamente les permiten comprender el mundo, sino también comprenderse a sí mismos. Todo lo que los niños tocan, huelen, oyen, ven y sienten deja una huella en su mente, en su alma, a través de la construcción de su memoria biográfica que pasa a formar parte de su sentido de identidad. Catherine L’Ecuyer, autora de educar en el asombro. Extracto de un artículo publicado en Mente Sana, mayo 2015.

Después de la nieve y el hielo, llegó febrero, el mes de los semilleros. Y los invernaderos de los huertos escolares de Torrelodones empezaron a ser ocupados de semillas de todos los colores y tamaños, de variedades locales y ecológicas.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es HUERTO1.jpg

Y como nuestros huertos son eco friendly, no podíamos descuidar a toda la fauna del aire y del suelo que nos ayudan con la polinización, el control de plagas y la descomposición de la materia orgánica. Por eso hemos creado restaurantes de bichos, comederos de aves, bebederos y hasta un museo de las abejas. Porque como dice la canción inventada por Eva la hortelana: “Sin polinizadores no podemos tener acelgas, ni tomates, ni coliflores, ni amapolas”.

Editar